Las crisis son un ejercicio de “gestión del cambio” bajo presión y a cámara rápida, por lo que hay que prestar atención a la logística y a la cadena de suministro. Hay que digitalizar los procesos de la cadena de suministro para hacerla más rápida, flexible y con capacidad de ser gestionada en base a los datos

La pandemia de Covid-19 sumió (y sigue sumiendo) en una nueva crisis económica a gran parte de la población mundial, cuando aún estaba recuperándose de los efectos de la de 2008

Los factores más importantes a tener en cuenta dentro de la cadena de suministro son: material, logística, liquidez y personal. Dentro de ellos, la liquidez es quizás el más importante de todos, ya que nos permite tener más margen de maniobra en tiempos donde la entrada de dinero es incierta.

A continuación, ERA señala las claves para establecer la cadena de suministro y mantener los efectos negativos de la liquidez de las empresas compañía lo más bajos posible:

  • Material

Lo vital es tener transparencia en toda la cadena. Hay que identificar los materiales críticos de nuestra compañía, los que no tienen sustituto y vienen de áreas de alto riesgo, focalizar los que son vitales para el cashflow de nuestra empresa y determinar los stocks de almacén a lo largo de toda su cadena.

  • Logística

Aquí lo importante es asegurar que existe suficiente capacidad de transporte. Es esencial monitorizar continuamente la capacidad disponible y los costes logísticos que son necesarios para la cadena de suministro.

  • Liquidez

Hay que gestionar activamente y de manera flexibles nuestras reservas. Los stocks de nuestro material están altamente relacionados con la liquidez que tenemos. Para poder asegurarnos de que tenemos la suficiente liquidez y un stock eficiente, es importante hacer una actualización regular de los requisitos del cliente e información sobre la disponibilidad de materiales importantes.

  • Personal

Es preciso disponer de la suficiente cantidad de personal para mantener los procesos del negocio. Si la estructura del almacén lo permite, restringe recogidas de pedidos comunes y permite a los empleados procesar órdenes. Otra medida útil a tener en cuenta es utilizar servicios de un proveedor de logística externo temporalmente para almacenar estratégicamente productos importantes en el corto plazo.

“La pandemia ha puesto de manifiesto que hay incidentes que no se pueden prever y que pueden afectar por completo nuestro modelo de negocio, industria o sector. Por ello es necesario que las empresas tengan sus cadenas de suministro estructuradas para cualquier tipo de incidencia, a parte de que le permitan crecer en épocas de oportunidades” señala Fernando Vázquez, Socio Consultor y Co-Area Developer en Expense Reduction Analysts. “Ha quedado demostrado que las claves para potenciar y preservar nuestra cadena de suministro son una gestión continua de la cadena, explotar las eficiencias y potenciar el ahorro, y sobre todo, digitalizar nuestra cadena completa”.