En el pico de la crisis las empresas tuvieron que activar el modo de emergencia y luchar por mantener sus cadenas de suministro, debido a las grandes pérdidas generadas por los cierres consecuencia del confinamiento, y ahora con las primeras vacunas y una normalidad cada vez más parecida a la anterior, las compañías deben aprovechar las oportunidades vigentes para trazar sus planes de recuperación. Es precisamente en este proceso de recuperación y de planificación del futuro más inmediato donde la reducción y optimización de costes puede ayudar a las empresas a afrontar con más herramientas a su favor esta nueva etapa, ya que la reducción u optimización de estos, es lo que les dará un mayor beneficio.

Expense Reduction Analysts ofrece cinco pasos a seguir para esta aceleración en la recuperación de las empresas españolas:

  • Impulsar el potencial de la cadena de suministro

Una cadena de suministro es el proceso completo por el que pasa un producto hasta venderse al consumidor final. Dentro de la cadena de suministro, hay costes fuera de los directos de materiales que nos dan mucho ahorro potencial y una mejora en los procesos, como los de compras, logística, gestión del inventario, etc. Cambiar de proveedor o encontrar una forma más eficiente de vender nuestro producto son algunas de las pequeñas cosas que pueden cambiar la dinámica de las cuentas de muchas empresas.

El control sobre estos costes nos permitirá sacarle más partido a toda nuestra cadena. Se pueden conseguir siguiendo 6 pasos: transparencia de costes y análisis de la cadena de suministro, valoración de los procesos más importantes de la misma, identificación de las oportunidades de inversión rentable, realización de un informe de evaluación de oportunidades y creación de un roadmap y ejecutarlo.

  • Garantizar la producción

Perder partes de la producción es una de las principales causas del descenso en las ventas, y es algo que podría acarrear un retraso en la recuperación. Por ejemplo, fallos en la cadena de suministro en artículos estratégicos, que tienen un alto gasto anual y riesgo, podría suponernos muchas pérdidas, mientras que en el caso de un artículo standard serían más leves al tener un bajo coste anual y un bajo riesgo. Controlar las cadenas de suministros de los diferentes productos y sus gastos ayudará a las empresas a ajustar mejor sus presupuestos.

Para evitar estos problemas, es importante aplicar los siguientes pasos: identificación de los productos más importantes, comparativa del porfolio de suministros y puesta en marcha de nuevas acciones complementarias para minimizar riesgos de aprovisionamiento.

  • Repensar los procesos operativos

Para acelerar la recuperación, las empresas tienen que consolidar y profesionalizar estos nuevos procesos, modernizar sus estructuras IT y formar a sus empleados en las mismas para optimizar procesos. Las compañías, sobre todo las medianas, deben agilizar estos trámites si no quieren que la brecha tecnológica se agrande; auditar procesos, analizar las áreas de mejora y priorizar los ámbitos de acción.

  • Garantizar la liquidez

El descenso del 20% en ventas de muchas compañías por la pandemia, ha hecho que el efectivo sea un arma muy poderosa. Por ello, vender existencias en stock, renegociar créditos bancarios o suspender el pronto pago pueden aumentar considerablemente el flujo de nuestra caja.

Para recuperar la liquidez de forma rápida y segura, las compañías pueden hacer varias acciones: revisar el stock para liquidar y los créditos, analizar y eliminar los procesos de efectivo vinculante y actualizar el plan de liquidez.

  • Gestionar los recursos humanos para la reconstrucción

A parte de los efectos negativos de la economía derivada de la pandemia, las empresas tienen el desafío de contratar a las personas necesarias para su negocio. Reevaluar las áreas dentro de Recursos Humanos ayudará a las compañías a alcanzar este objetivo y acelerar la recuperación.

El alto grado de experiencia requerido para mantener el control de los costes habituales del negocio y su monitorización continua, resulta prohibitivo para muchos, por eso, colaborar con ERA deja el espacio suficiente a las empresas para que pongan el foco en lo realmente importante para ellas: hacer crecer su negocio.

“Para superar esta situación, las empresas tienen que ser valientes y decididas en sus decisiones. Deben estudiar todo su entramado para sacarle el máximo partido a su cadena de suministro, apostar por conservar su activo más importante (las personas), incrementar la liquidez de la compañía y recuperar la cuenta de resultados.”, señala Fernando Vázquez, Socio Consultor y Co-Area Developer de las regiones Norte, Centro y Sur de España en Expense Reduction Analysts. “Con Expense Reduction Analysts las compañías pueden centrarse en el plan de negocio y la rentabilidad de las mismas.”